FIVEDAYSTODANCE_MASQUECINE

Five days to dance: El documental que ha revolucionado la enseñanza

Entrevistamos a Rafa Molés, codirector de Five Days to Dance y experiodista de RTVV: “El éxito del documental ha servido para que alguien piense que en la televisión valenciana había buenos profesionales”.

Cinco días para bailar, 79 minutos para pensar y más de ocho meses de éxito imparable gracias al boca a boca. El documental Five Days to Dance, dirigido por los valencianos Rafa Molés y Pepe Andreu, ha conseguido sin apenas promoción proyectarse en más de 65 salas en España, ha viajado a México, Colombia, Chile y recientemente a Estados Unidos (EE.UU) dentro del Festival Internacional de Cine de Santa Bárbara. 

En pleno proceso de efervescencia, hemos hablado con su codirector Rafa Molés, periodista y antiguo trabajador de Radio Televisión Valenciana (RTVV), sobre el éxito del documental y el cierre del canal valenciano, entre otros asuntos.

Los bailarines y coreógrafos Wilfried van Poppel (Holanda) y Amaya Lubeigt (San Sebastián, España) irrumpen por sorpresa en un instituto donostiarra y anuncian a los alumnos que durante cinco días van a preparar una coreografía que tendrán que representar ante el público al final de la semana.

La cámara se mezcla entre los alumnos de 3º y 4º de la ESO para ser testigo de un proceso de transformación, de una ruptura de roles y estereotipos en plena adolescencia. A los protagonistas se les oye, pero sobre todo, se les ve. La danza ejerce de guía, no de terapia. “Si podemos bailar juntos, podemos vivir juntos”, es el lema de la película.

Tras su estreno el pasado mes de mayo en el Festival Internacional de Cine Documental de Barcelona (Docs Barcelona), el experimento ha entrado en una segunda fase de pruebas. La ruptura de la rutina educativa y la efectividad del método han provocado una pequeña revolución entre el profesorado. La experiencia no ha parado de reproducirse en distintos centros educativos. Otros han pedido una copia de la película para proyectarla a los alumnos.

Molés confiesa estar “muy contento” por lo que le está pasando a la película, pero sobre todo porque “su trayectoria ha tenido mucho sentido” y por haber puesto algo de su parte para que “alguien cambie algo”. “Es un proceso”, explica, lo que allí ocurre es algo que “los bailarines hacen todas las semanas, que provoca que los profesores piensen en ello y que el público se plantee qué va a hacer para que cambie su vida”.

Cartel-Five-Days-to-Dance

“ALGO ESTAMOS HACIENDO MAL”.

“Más allá del valor cinematográfico, lo que vale la pena al final es que el experimento se repita”, destaca con modestia. ¿La clave del éxito? “No la buscamos, no sabíamos lo que iba a pasar, pero se ha puesto de manifiesto que algo estamos haciendo mal y que la solución no es poner a bailar a los niños, sino que hay que ver las cosas desde otro punto de vista”.

Y siguiendo esa coherencia, algo parecido les ha sucedido a ellos, Molés -periodista- y Andreu -realizador- eran compañeros de trabajo en RTVV. Allí colaboraron en informativos, en reportajes de investigación y documentales para los programas Dossiers y Societat Anònima, entre otros.

“Nos entendíamos, teníamos la misma manera de hablar en audiovisual”, revela Molés, así que en mayo de 2013 crean Suica Films con Five Days to Dance ya en la cabeza. No preveían entonces lo que iba a pasar con RTVV, su objetivo era compatibilizar su trabajo con el desarrollo de “ciertos formatos que deberían tener cabida en la televisión pero que, por diferentes motivos, no entran”.

Así que llamaron a los creadores del experimento, los bailarines Van Poppel y Lubeigt -residentes en Bremen (Alemania)- , que han trabajado con figuras de la danza como Pina Bausch, Susanne Linke o Urs Dietrich, para grabar su proyecto que ya se había puesto a prueba en Alemania, Holanda y Palestina. “Estáis locos”, fue la primera reacción de la pareja, “no acababan de ver por qué lo queríamos hacer”, cuenta Molés, y a ellos, simplemente, “no se nos ocurría otra historia”.

Una campaña de crowdfunding y la colaboración de la productora vasca REC Grabakete Estudioa, la Universitat Jaume I y Donostia, capital europea de la cultura 2016 hicieron el resto. En septiembre ya estaban rodando en el instituto Larramendi de San Sebastián. En mitad de la elaboración del documental comienza proceso de RTVV que desembocó en el cierre el 5 de noviembre de 2013 por parte de la Generalitat Valenciana tras la sentencia que declaraba nulo el ERE de los trabajadores.

“En la nueva temporada que nunca comenzó, iba a seguir con Societat Anònima y estrenaba otro programa de entrevistas”, recuerda el codirector, “y, bueno, me ha dado más tiempo”, ironiza. Molés agradece su paso por la televisión valenciana y recuerda que aunque su situación laboral sea “precaria”, están “felices” porque “de alguna manera el éxito del documental habrá servido para que alguien piense que en la televisión valenciana había buenos profesionales”.

five_days_to_dance_article

PROFESIONALES PÚBLICOS DESAPROVECHADOS.

Gran parte del equipo de Five Days to Dance procede RTVV. Sin embargo, el cierre de la televisión ha provocado una pérdida de talento que Molés reivindica como un valor social desaprovechado. “Es una problemática general, al igual que ha pasado con los edificios, también ha sucedido con los profesionales: periodistas, médicos, profesores universitarios, etc. La inversión que ha hecho la sociedad valenciana formándolos ha quedado en nada”, subraya.

Los mismo sucede con el sector audiovisual de la región, “no existe ninguna ayuda pública, ni plataforma, ni distribuidora, ni festivales”, lamenta. Molés y Andreu han contribuido a su manera a repartir el éxito. El documental cuenta con música de la banda castellonense Montefuji y el cartel es de la ilustradora de Vila-Real (Castellón), residente en Barcelona, Paula Bonet.

Y parece que continuarán con ello, están en plena producción del documental ‘Mujeres de Tokio’, que les llevará a rodar a Japón, una colaboración con México, y el film ‘Experimento Stuka’ sobre un experimento nazi realizado durante la Guerra Civil en unos pueblos del interior de Castellón. Trabajo local con proyección internacional. “No estamos desanimados, sino todo lo contrario. Hemos recibido muchas alegrías a nivel personal. Tenemos estos proyectos en marcha y queremos tirarlos adelante”, concluye esperanzado. Este fin de semana conquistan EE.UU con Five Days to Dance, después de bailar, parece que saben bien lo que quieren hacer con su vida.

Five Days to Dance se puede ver en Filmin

ESPERANZA BALAGUER desde PeriodismUs

 
Si te ha gustado este post, ¡compártelo!
Comparte

Leave a comment

Your email address will not be published.