deadcapo_masquecine

Dead Capo, sonidos de celuloide

¡¡¡Buenísimos!!! – grita un hombre con barba desde el fondo de la sala. Sí, lo son. Nunca había visto a la gente tan atenta en la Sala Tempo de Madrid, donde el público hasta llegó a subirse a las barras laterales para poder observar mejor el espectáculo. Y éste lo conformaba y confirmaba un cuarteto madrileño que lleva varios años formando parte del “underground” musical de esta ciudad. Hablamos de Dead Capo. Una banda que si fueran oriundos de Nueva York, estarían tocando noche y día en alguno de los locales que ofrece esta imponente urbe, siempre cargada de buenas historias. Y buena, es también la evolución musical de estos cuatro chicos que surgen como Dead Capo en 1999.

Una música “de alto riesgo y difícil clasificación”. Con un primer trabajo bajo el brazo, Díscolo, distribuido por Everlasting Records en España, Dead Capo ya hacían alarde de la mezcla de estilos y, sobre todo, de un dominio absoluto de los instrumentos y de los géneros por los que se pasean con garbo. Es jazz, es swing , es rock, es surf, es funk, es blues, es lo que ellos quieran que sea. En el 2000 crean su propio sello, Pueblo Records. Con scores de cine negro y toques de humor, los directos de Dead Capo son divertidos, potentes, salvajes, auténticos. Te parece estar en Hawái tirado al sol cuando de repente viene a buscarte el surfero macarra de la isla para que le acompañes a coger unas olas, para después adentrarte en una boda judía en la que la gente acabará muy mal.

Tal y como son definidos en su web: “Henry Mancini debió de soñar con ellos y la música los hizo realidad. Podría ser la banda sonora de un sueño en sepia, cine mudo, cine negro, garitos nocturnos y la luz que se cuela por las rendijas de cada surco en forma de carcajada. Jazz, funk, rock, blues, surf, psychobilly… y marcianismo. Un disco y un grupo para enterrar el desencanto y recuperar la confianza en el poder curativo de la música.” Javier Adán (Guitarra), Javier Díez-Ena (Contrabajo), Javier Gallego (Batería) y Marcos Monge (SaxoTenor). Cuatro potentes instrumentos que pareciera forman parte de ellos mismos, una prolongación de alguno de sus miembros. Jazz patrio del bueno.

VANESSA PASCUAL

Síguenos en Facebook!

Si te ha gustado este post, ¡compártelo!
Comparte

One Comment

  1. 11 Febrero 2010

    Estos tíos son buenísimos!!! …pero hace mucho que no se nada de ellos… (una pena)

Leave a comment

Your email address will not be published.